La Insignificancia Y La Imaginacion

Formato Compartido en Fisiología POR Castoriadis Cornelius

1.510 Shared By Guest

BIOGRAFIA: (2382)
CASTORIADIS, Cornelius

Cornelius Castoriadis, nacido en Grecia y actualmente residente en Francia, ha desarrollado una de las obras más destacables del pensamiento contemporaneo, uniendo saberes filosóficos, psicoológicos y económicos.
Fue uno de los animadores de la revista Socialismo o barbarie, que inició en los años 40 la renovación del pensamiento de izquierda independiente. Entre sus obras cabe destacar La sociedad burocrática, La experiencia del movimiento obrero, La institución imaginaria de la sociedad, Ante la guerra, Los dominios del hombre, Las encrucijadas del laberinto y De la ecología a la autonomía.
Nacido en Atenas en 1922, Cornelius Castoriadis afirmaba haberse interesado por la filosofía y el marxismo a los doce años. A los quince, se convirtió en miembro de la Juventud Comunista griega, organización que entonces era ilegal ya que Grecia se encontraba bajo la dictadura de Metaxas.

Al poco tiempo de haber terminado sus estudios secundarios, asistió a la detención de sus compañeros de célula en esa organzación, quienes, a pesar de haber sido salvajemente torturados, nunca develaron su paradero a las autoridades de la dictadura. La detención del resto de los miembros de su céula hizo que perdiera contacto con la JC griega, contacto que retomaría al comienzo de la ocupación alemana en vísperas de la Segunda Guerra Mundial.

`Rápidamente descubrí que el Partido Comunista no tenía nada de revolucionario, sino que era una organización chauvinista y totalmente burocrática (hoy la llamaríamos una mini-sociedad totalitaria)`, señalaba Castoriadis en una entrevista realizada en el año 1996. El adolescente que creía en la posibilidad de un cambio a través de la lucha ideológica dentro de su partido, dio lugar a otro descreído de esa posibilidad.

Como él mismo lo señalara `...la sustitución de argumentos por palos y la radio rusa, se encargaron de que cambiara rápidamente de opinión. El carácter reaccionario del Partido Comunista, de su política, de sus métodos, de su régimen interno... aparecían con claridad absoluta.`

Después de lo que llamara una `tentativa de reforma`, realizada de la mano de otros militantes comunistas, Castoriadis rompe sus vínculos con el PC para unirse al `grupo trotskista más de izquierda, dirigido por una inolvidable figura revolucionaria, Spiros Stinas`.

Pero una vez más, en función también de lecturas de algunos libros `milagrosamente salvados de los autos de fe de la dictadura`, el pensador griego comienza a considerar que la concepción trotskista parecía incapaz de dar cuenta tanto de la naturaleza de la entonces expansiva Unión Soviética como de la de los partidos comunistas.

En diciembre de 1944, el Partido Comunista griego intenta dar un golpe de Estado en Atenas. Para Castoriadis fue la oportunidad de constatar que el PC, lejos de ser un partido reformista aliado a la burguesía, tal como era catalogado por los trostkistas, era un grupo que `aspiraba a tomar el poder para instaurar un régimen del mismo tipo que existía en Rusia`.

Esta previsión fue confirmada por los acontecimientos que siguieron, a partir de 1945, en los países de Europa oriental y central, cuando se forma lo que sería conocido como el `bloque soviético`.

Hasta ese momento, Castoriadis se encontraba en una suerte de transición entre las concepciones trotskistas y sus propios desarrollos. A partir de la conformación del bloque soviético, el científico rechaza la idea de Trotsky de que Rusia era un `Estado obrero deformado`, ya que considera que los nuevos regímenes instaurados en la Europa oriental no habían sido obreros y por ende carecían de este origen para su deformación.

Así, comienza a desarrollar una concepción, que consideró correcta hasta su muerte, según la cual `la revolución rusa había conducido a la instauración de un nuevo tipo de régimen de explotación y de opresión, en el que una nueva clase dominante, la burocracia, se había formado en torno del Partido Comunista.` Llamó a este régimen `capitalismo burocrático totalitario`. En relación a esto, consideraba que la postura de Trotsky mostraba su ceguera ante sus orígenes en un partido comunista que había instaurado en su estructura tendencias burocráticas que resultaban en aquel factor invisible y difícil de asir en el análisis de la realidad social, inclusive imposible a partir de cierto punto desde la teoría marxista.

Por esta época, Castoriadis se encontraba realizando estudios en filosofía, economía y derecho.A fines de 1945 cuando contaba con 23 años, emigra a Francia, donde ahondaría en la conceptualización de sus posturas socio-políticas.

A su llegada, expone sus ideas en el partido trotskista francés, ganando seguidores para una corriente crítica de la política oficial de dicho partido. En el otoño de 1948, cuando los trotskistas dirigieron a Tito la propuesta de formar un frente común (en momentos de la ruptura de Yugoslavia con el gobierno stalinista de Moscú), el grupo integrado por el pensador griego decide cortar sus vínculos con éstos: `la propuesta de formar con él un Frente único resultaba monstruosa e irrisoria`.

Es así que fundan un nuevo grupo y la revista Socialismo o barbarie, a través de la cual darán a conocer sus ideas, fundamentalmente en torno a la profundización de la crítica al estalinismo, al trotskismo, al leninismo, al marxismo y al mismo Marx. La revista se publicó entre marzo de 1949 y el verano de 1965, el grupo terminó disolviéndose entre 1966-1967. Luego de esto, solo durante un breve lapso en mayo de 1968 volverá a tomar contacto directo con la actividad política.

Desde entonces, Castoriadis intentó estar presente sobre todo como voz crítica, con el convencimiento de que `el fracaso de las concepciones heredadas (ya sea del marxismo, del liberalismo o de los panoramas generales sobre la sociedad, la historia, etcétera) hace necesaria una reconsideración de todo el horizonte de pensamiento en el que se situó desde hace siglos el movimiento político de emancipación.`


(aporte de lajime)

La Insignificancia Y La Imaginacion

Necesitas hacer el login para descargar este libro. Membresía es requerida Registrate aquí

Comentarios (0)

Actualmente no hay comentarios sobre este libro, anímate a ser el primero! book!