Ciento Volando De Catorce

Compartido en Literatura y Narrativa POR Sabina Joaquin

40 Shared By Guest

RESEÑA:
Ciento volando de catorce.
Prólogo Luis García Montero.
142 págs
El mundo de Joaquín es real y matizado porque surge de la melancolía para desembocar en los impulsos irónicos. El vitalismo de sus consignas procura darle la vuelta a los relojes y a las palabras. Cuando camina, lo mismo que cuando baila, no hace otra cosa que soñar con los pies, perseguir en los horizontes de la lentitud un argumento seductor para la defender la prisa. Y Joaquín resulta convincente porque su mundo personal es fruto de una experiencia colectiva, recuerdo de unos años en los que había que correr para escapar de la mediocridad, la sopa triste, la moral de las mesas de camilla y los argumentos asumidos a golpe secreto de renuncias personales

BIOGRAFIA: (9574)
Joaquín Sabina nació el 12 de febrero de 1949 en Úbeda (Jaén). Es uno de los cantautores más celebrados de la música española y uno de los letristas más respetados.Cursó estudios primarios en el colegio de las monjas Carmelitas y bachillerato en los Salesianos. A los catorce años ya escribía poesías y a los dieciséis comenzó a leer a Fray Luis de León, Jorge Manrique y José Hierro mezclados con Proust, Joyce, Marcusse, etc.Formó su primera banda, Merry Youngs, un grupo de adolescentes que cantaban versiones de Elvis, Chuck Berry y Little Richard. En 1968 se matriculó en la Universidad de Granada, e inició sus estudios de Filología Románica. Su activismo político le trajo muchos problemas durante su época de estudiante, por ejemplo, cuando se proclamó el estado de excepción de 1968, su padre, comisario en Úbeda, recibió la orden de detenerle. Colaboró en los primeros números de la revista Poesía 70, compartiendo páginas con Luis Eduardo Aute o Carlos Cano.


En 1970 se exilió a Londres tras poner un cóctel molotov en una sucursal del Banco Bilbao de Granada en protesta por el proceso de Burgos. Falsificó su pasaporte e inició su andadura de exiliado político con el nuevo nombre de Mariano Zugasti.


En Londres colaboró con el Club Antonio Machado, uno de los centros frecuentados por emigrantes y exiliados. Reconstruyó el grupo de teatro Juan Panadero, que pondría en escena obras tan polémicas como La excepción de la regla de Bertol Brecht y El cepillo de dientes de Jorge Díaz. Fue squatter durante un año, cuando vivió en una casa okupada ubicada frente a un circo londinense.

Aprovechando ese exilio escribió sus primeras canciones. En un bar local llamado Mexicano-Taberna, actuó ante George Harrison que celebraba su cumpleaños. El ex Beatle ante la felicitación musical de Sabina, le entregó cinco libras de propina.



En 1976 se editó en forma de libreto de canciones Memorias del exilio (Editorial Nueva Voz). El propio Sabina financió la edición: 10.000 ejemplares. Actuó de telonero en Londres de Paco Ibañez, Lluís Llach, Pi de la Serra y Elisa Serna ante la colonia de exiliados. La BBC le encargó la banda sonora de la serie The last crusade.


Fernando Morán, por aquel entonces cónsul en Londres, le entregó a Sabina su pasaporte. Finalmente, en 1977 regresó a España y se marchó a hacer el servicio militar a Mallorca. Para conseguir el pase pernocta con el que trabajar en Última hora, un diario local, decidió pasar por la vicaría casándose con la argentina Lucía Inés Correa Martínez, a la que conoció en Londres.



Un año después de su llegada editó Inventario, su primer elepé. Casi todas las canciones estban seleccionadas de Memorias del exilio. De esa forma comenzó a actuar en el frágil circuito de bares madrileños y en los mítines electorales del PSP, UGT, PCE, PSOE y CNT. En esa epoca trabajó como entrevistador de Carta de España. Pulgarcito apareció en el programa de televisión Popgrama, que dirigían Carlos Tena y Diego A. Manrique, cantando ¡Qué demasiao!. El tema estaba escrito por Joaquín Sabina, que gracias a la emisión consiguió una cita con Tomas Muñoz, director de CBS. Entonces firmaron un contrato editorial.


En 1980 apareció su segundo elepé, Malas compañías, que incluía el tema Pongamos que hablo de Madrid, canción que tiempo más tarde sería interpretada y llevada al éxito por Antonio Flores. Comenzaron las actuaciones en el café de La Mandrágora junto a Javier Krahe y Alberto Pérez. El caché eran mil pesetas por barba.


Fernando García Tola acudió a La Mandrágora y decidió invitar a Sabina, Krahe y Pérez a su programa Esta noche. La indignación ciudadana colapsó la centralita de TVE.

El trío se presentó en el Teatro Salamanca de Madrid. En 1981 se editó La Mandrágora, un álbum grabado en directo en el café madrileño. Sabina alternó sus conciertos en bares con la traducción de éxitos de la canción italiana para la escudería artística de CBS. Al tiempo empezó a componer para otros: Miguel Ríos y Ana Belén se beneficiaron de su talento.



En 1983 publicó Ruleta rusa, su tercer disco. Poco después Sabina y Krahe decidieron separarse artísticamente para evitar repetirse. En 1985 abandonó CBS y se marchó a Ariola a cambio de la libertad artística y algo de dinero. Ese mismo año editó Juez y parte su cuarto álbum. Participó en las fiestas pro referéndum para la salida de la OTAN. Además, estrenó Si te he visto no me acuerdo, una canción que glosaba los tres años de gobierno socialista.


En 1986 grabó en el Teatro Salamanca de Madrid el disco en directo Joaquín Sabina y Viceversa en el que particparon Aute, Krahe, Gurruchaga y Ricardo Solfa (alter ego de Jaume Sisa).


En 1987 consolidó su éxito con la venta de más de 400.000 copias de Hotel, dulce hotel. Además, escribió la banda sonora de la película Sinatra. Su antigua compañía viendo el éxito del artista, decidió editar, sin su consentimiento, un recopilatorio al que tituló Joaquín Sabina y todos sus éxitos. Dejó de actuar con el grupo Viceversa y se asoció con Victor Claudín y Pedro Sauquillo para dirigir la sala de conciertos Elígeme, en el barrio de Malasaña de Madrid.


En 1988 editó El hombre del traje gris, que meses más tarde presentó en la Plaza de Toros Las Ventas de Madrid. Acto seguido realizó una multitudinaria gira por México, Argentina y Venezuela. En ese trabajo se incluyó la banda sonora -retocada- de la película Sinatra, dirigida por Paco Betríu, y protagonizada por Alfredo Landa y Maribel Verdú. Sabina aparecía en un papel secundario.


Ese mismo año produjo un álbum doble de Los Chichos. Tiempo más tarde consiguió el divorcio de Lucía, su anterior mujer.

En 1990 sacó Mentiras piadosas su octavo álbum y el 16 de enero de ese mismo año nació Carmela Juliana, su primera hija, fruto de su relación con Isabel Oliart. Otra vez su antigua discográfica, y una vez más sin el consentimiento del artista, editó otra compilación: Mucho Sabina.



En 1992 publicó su noveno elepé, Física y química. Un trabajo que popularizó en Suramérica a través de una macrogira internacional de 188 conciertos. Se vendieron más de un millón de copias de ese disco. El 26 de julio nació su segunda hija, Rocío.

En 1994 participó, junto a otros artistas, en los actos de protesta por el cierre del madrileño teatro Alfil. En las elecciones legislativas de junio, dejó clara su postura política apoyando a Izquierda Unida.



A finales de ese mismo año salió al mercado el disco Ésta boca es mía, que consiguió en su primera semana ser número uno de ventas en España y en varios países hispanoamericanos.

En 1996 colocó el disco Yo, mi, me, contigo en el número uno de la lista de ventas de Afyve (80.000 copias vendidas en su primera semana en el mercado). Salió de gira en compañía de Los Rodríguez. 30 conciertos que se iniciaron el 18 de julio en Gijón (Asturias) y continuaron por diversos países de Latinoamérica (Perú, México, Chile, Argentina y Uruguay).


En 1997 le otorgaron el premio al mejor autor pop rock en la primera edición de los Premios de la Música de España, creados por la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) y la Asociación de Intérpretes o Ejecutantes (AIE).


En 1998 publicó Enemigos íntimos un álbum grabado al cincuenta por ciento con Fito Páez. Una colaboración que acabó en disputa entre ambos artistas, que acabaron enviándose misivas de amor-odio.


En septiembre de 1999 presentó su 19 días y 500 noches uno de los álbumes que le confirmó como uno de los artistas más vendedores de todos los tiempos. Lo produjo el ex Tequila Alejo Stivel, que meses antes había sido el artífice del gran éxito del grupo donostiarra La Oreja de Van Gogh. Su discográfica le rindió un homenaje en el Hotel Palace de Madrid para conmemorar la venta de más de cuatro millones de discos desde su primer trabajo en dicha discográfica, Juez y parte, hasta 19 días y 500 noches.


En diciembre de ese mismo año participó en el segundo concierto organizado por Los 40 Principales, Principales Solidarios, junto a La Oreja De Van Gogh y Hevia. Esa vez para recaudar fondos para los refugiados de Los Balcanes.


En 2000 le fueron otorgados cinco galardones a los que optaba en los Premios de la Música en las categorías de Mejor Autor Pop, Mejor Artista Pop, Mejor Disco del Año y Mejor Canción del Año por `19 días y 500 noches`. Además comenzó la gira acústica Nos sobran los motivos, una revisión mejorada de En paños menores. En septiembre terminó la gira eléctrica 19 días y 500 noches.

El 6 de noviembre de ese mismo año recibió el Premio Ondas a la Mejor Canción por 19 días y 500 noches.


Días más tarde vio la luz Nos sobran los motivos, un doble álbum en vivo grabado durante las dos giras que realizó ese año: la eléctrica y la acústica. De hecho, el primer CD está dedicado al tour de teatros y el segundo al de grandes escenarios.

En agosto de 2001 tuvo ser hospitalizado de urgencia. Sufrió una isquemia cerebral leve que, afortunadamente, no le dejó secuelas. Esto le obligó a anular algunas de sus actuaciones. A finales de ese mismo mes, una vez recuperado, el cantante apareció en un vídeo que fue grabado por su discográfica.


En él aparecía con su tradicional camisa azulón y chaleco negro. Sabina dirigió el siguiente mensaje a todos (no sin antes hacer una parodia del `no siento las piernas` de Rambo): `La verdad es que tenía muchas ganas de asomarme a esta ventana para poder mandarle un abrazo realmente emocionado a toda la gente que se ha interesado por mí, me ha llamado o me ha escrito, tanto a los amigos como a los nuevos amigos desconocidos, que son casi los que más me han emocionado. También quiero decirles que he vuelto a bailar el twist de puta madre, que no habrá disco póstumo este año y que es muy probable que cierre alguna fábrica de tabaco por mi culpa. Porque están ustedes oyendo hablar a un ex fumador. Que sigo vivo y coleando, bien de las tres piernas, bien de las dos manos, que siento el corazón realmente emocionado. Que me han dado un susto, que soy un gato de siete u ocho vidas, al menos eso espero. Y que compren entradas del próximo concierto que va a ser muy pronto. Un abrazo`.

Desde entonces Joaquín Sabina ha cambiado mucho. Ya no es tan crápula, vividor y trasnochador. Es un nuevo Sabina.


El 23 de abril de 2002 asistió al renacimiento de una de las grandes estrellas de la música española: María Jiménez. La diva lanzó el álbum Donde más duele (canta por Sabina), en el que interpretaba clásicos de la discografía de Sabina a su manera. El cantautor, además, escribió un tema para la sevillana: Con dos camas vacías, que fue el primer sencillo del disco.

El 14 de octubre de 2002, Los 40 Principales, M80 Radio y Cadena Dial estrenaron el tema 69.G, el primer sencillo de su álbum Dímelo en la calle.


(aporte de lajime)

Ciento Volando De Catorce

Necesitas hacer el login para descargar este libro. Membresía es requerida Registrate aquí

Comentarios (0)

Actualmente no hay comentarios sobre este libro, anímate a ser el primero! book!